Go to Top

Acompañando a los niños en la desescalada

Llegamos a la fase de desescalada y nuestra mirada continua atenta y sensible a los más pequeños. Nos hacemos preguntas tan importantes como si estarán bien, qué podemos hacer ahora por ellos, qué será lo más seguro, cómo les habrá afectado el estado de alarma… Por eso, queremos acercaros algunas pautas que os sirvan de referencia.

Los niños han sido “montañas rusas emocionales”. Han podido sentirse tristes, temerosos, con ansiedad de separación, agobiados por el colegio, preocupados por cómo será la nueva normalidad, enfadados, aburridos y con un posible incremento del nivel de estrés debido a la situación 1. Han podido experimentar dolor de cabeza, de estómago, problemas para dormir (despertándose por la noche, enuresis nocturna). También han podido tener una mayor dependencia hacia los cuidadores, bien como consecuencia del miedo, o debido a que los cuidadores han tenido que adoptar el rol de profesor, monitor de tiempo libre, etc.  

Sin embargo, la pandemia ha podido ser, en algunos casos, una oportunidad de aprendizaje para los más pequeños. Ha podido enseñar al niño maneras positivas de afrontar el día a día, le ha podido ayudar a ganar confianza en sí mismo ante los momentos más complicados, tales como el estudio, y mantener una actitud positiva ante los momentos más difíciles, ejemplos de ello han sido dibujar el arco iris, que le ha podido dar fuerzas para quedarse en casa. También ha podido mejorar la relación entre los padres y hermanos permitiendo conocer las necesidades, intereses y preocupaciones de cada uno.

La posibilidad de hablar y expresar sus miedos, tristeza y enfado, y de ver a sus amigos y familiares por las redes sociales han sido estrategias poderosas que han ayudado a reducir el estrés producido por el confinamiento.

Después de meses viviendo una situación excepcional, tendremos que enfrentar la etapa de desconfinamiento, en que la nueva normalidad se acerca con nuevos retos y nuevas normas de convivencia para toda la familia. Tanto niños como adultos tendrán que adaptarse a los nuevos desafíos de esta etapa.  

Algunos puntos que nos resultan de interés son 2:

  • Cuidarse para cuidar: Cuidar de nosotros mismos se llama autocuidado, y permite dar a uno mismo el tiempo personal necesario para reponer energía, recargar las baterías y así poder ayudar a los pequeños a manejar esta nueva situación Para cuidar para cuidarse como la colocación de la mascarilla de oxígeno. hay que asegurarse de que estamos bien para poder ayudar a los demás. Hay que asegurarse de que estamos bien para poder ayudar a los demás.
  • Validar las emociones: Pueden aparecer sentimientos como miedo, tristeza y enfado. Es importante escuchar a los pequeños, investigar qué piensan y sienten sobre la situación y validar sus emociones. “Veo que tienes miedo de salir por qué no quieres encontrarte al bixito. Es normal tener miedo. A veces, mamá y papá también tenemos miedo al salir de casa, pero lo más importante es que podemos protegernos de él.”
  • Potencializar la comunicación: La comunicación es esencial en su adaptación. Ayudar a dar sentido a lo que ha sucedido. Crear con ellos una narrativa sobre el contexto actual a través de cuentos e historias En internet es posible encontrar cuentos infantiles sobre el Covid-19 disponibles de forma gratuita para la población infantil como “Rosa contra el Virus” o “El Oso Goloso”. Otra buena idea es inventar con ellos un cuento sobre todo lo ocurrido. Una historia exitosa le gustará, dará solución a los temas abrumadores y difíciles de comprender y le ayudará a desarrollar creencias evolutivamente adecuadas sobre sí mismo.

Los paseos y las visitas pueden ser una oportunidad para preguntarles lo queestán sintiendo y que podamos darles solución a sus dudas.

Promover la autonomía: Fomentar y reforzar su autonomía en actividades diarias, como asignarles tareas en función de su edad como ayudar en casa, cocinar en familia o elegir la ropa que van a usar. Esto hace que estén más contentos y que confíen más en sí mismos, evitando que se comporten mal. 

Recordar que esta es una situación novedosa para todos. Hay que ser conscientes de todo lo conseguido hasta ahora y saber valorarlo. En esta “nueva normalidad”, además de poder llevar a cabo las recomendaciones descritas, es importante llenarnos de esperanza y energía para seguir, pasito a pasito, por el “buen camino”.

No olvides que, si el menor sufre emociones con alta intensidad y/o persistentes, que no se atenúan, es útil pedir ayudar para reducir su malestar lo antes posible.

Escrito por: Sara Fernández Liaño, Sandra Coruña Blanco, Suelen Marques de Almeida Cunha y Miguel Ángel Murillo Iniesta.

Referencias:

1Vega Valero, C. Z., Villagrán Velazco, M. G., Nava Quiroz, C., & Soria Trujano, R. (2013, julio). Estrategias de afrontamiento, estrés y alteración psicológica en niños. Recuperado 18 de junio de 2020, de http://pepsic.bvsalud.org/pdf/alpsi/v17n28/n28a08.pdf

2 Colegio Oficial de Psicología de Madrid. (s. f.). Guía para un afrontamiento psicológico eficaz del proceso de desconfinamiento. ¿Y AHORA QUÉ? Recuperado 18 de junio de 2020, de https://www.copmadrid.org/web/img_db/publicaciones/guia-para-un-afrontamiento-psicologico-eficaz-del-proceso-de-desconfinamiento-y-ahora-que-5ec65a193e329.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies