Go to Top

¿Y EL TRABAJO CUÁNDO?

“Más de 300.000 españoles con edades comprendidas entre los 15 y los 24 años entrarán en el mercado laboral de aquí a finales de 2020. La situación económica les condena o al paro de larga duración o a prolongar los estudios». Con esta noticia publicada en ED Economía Digital (1), nos hacemos eco de una realidad que no nos deja indiferentes y que conlleva una evidente crisis económica, pero también consecuencias emocionales adversas.

Sabemos, a ciencia cierta, que una realidad tan dura como la que estamos viviendo hace que aparezcan un sinfín de emociones desagradables (2). Tristeza por la dificultad para encontrar trabajo en esta situación; ansiedad por la incertidumbre de qué pasará, miedo por las consecuencias que esto puede tener en vuestras vidas; frustración e indefensión por no poder controlar la situación; culpa: “los días van pasando y yo sigo aquí…”. Además, a todos estos sentimientos se suman un sinfín de pensamientos que dificultan caminar hacia la búsqueda de empleo; “No lo voy a conseguir jamás”, “¿Por qué me ha tocado esto a mí?”; “¿Qué empresa va a quererme justo ahora?”.

Sin embargo, existen maneras de manejar estas emociones y pensamientos de una forma adaptativa. Psicología Noguerol te trae unas pautas sencillas, pero a la vez eficaces, que conseguirán que te sientas más tranquilo y con recursos para afrontar toda esa combinación de emociones.

1. Busca estrategias sencillas que te ayuden a sentir mejor, como la respiración diafragmática. Puedes inhalar aire de manera profunda, por la nariz, dejando que llegue hasta tu abdomen, mientras cuentas hasta tres. Deja que se hinche tu tripa durante otros dos segundos y termina exhalando el aire muy despacio, lentamente, durante unos seis segundos más.

2. Detente un momento, se capaz de nombrar todas esas emociones que te están perturbando. Valídalas, no luches contra ellas, es normal sentirse así. Dales un significado, compréndelas; encuentra su función. Por ejemplo, “siento ansiedad porque me ayuda a actuar frente a la situación y buscar soluciones, sólo cuando es muy intensa me paraliza y no me deja funcionar”.

3. Reconoce esos pensamientos calientes, por ejemplo: “Nunca conseguiré trabajo”, y cámbialos por otros pensamientos fríos, que te hagan sentir mejor como, por ejemplo: “puede que ahora resulte más complicado encontrar empleo, pero con la desescalada se abrirán nuevas posibilidades”.

4. Planifica, marca objetivos a corto plazo. Ejemplo: “Enviaré 5 curriculums vía Internet, y si no me contestan llamaré por teléfono o iré en persona”. ¿Qué le aconsejarías a tu mejor amigo si estuviera en esta situación?

5. No olvides seguir cuidándote. No dejes de hacer las cosas que te gustaba hacer, sin perder de vista las recomendaciones dentro de la alarma sanitaria. Un baño con espuma, practicar algún tipo de deporte, pasear, ver películas, cocinar algo rico, etc.

Recuerda que si esas emociones o pensamientos son demasiado intensos o sientes que llevan demasiado tiempo contigo, lo mejor es pedir apoyo a un profesional.

Escrito por Sara Fernández Liaño

(1) Triana, Cristina (10-Junio-2020). 300.000 jóvenes sin expectativa de empleo entran al mercado laboral. ED economía Digital. Recuperado de https://www.economiadigital.es/finanzas-y-macro/300-000-jovenes-sin-expectativa-de-empleo-entran-al-mercado-laboral_20070846_102.html

(2) Sandín, B., Valiente, R. M., García-Escalera, J., & Chorot, P. (2020). Impacto psicológico de la pandemia de COVID-19: Efectos negativos y positivos en población española asociados al periodo de confinamiento nacional. Revista de Psicopatología y Psicología Clínica, 25(1).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies