Ya ha comenzado el 2021 y a todos se nos ha pasado por la cabeza plantearnos nuevos propósitos y retos en este nuevo año. La situación de incertidumbre que vivimos, más que nunca, puede ser una oportunidad para marcarse nuevas metas o incluso reinventarse personal y profesionalmente. Para comenzar, será de gran importancia observar lo que nos decimos a nosotros mismos y nuestras creencias, que pueden estar condicionadas por experiencias pasadas. El punto positivo es que las podemos cambiar, para que sean un trampolín que nos impulse hacia donde queremos.

 Gracias a las investigaciones sabemos que si poseemos una Mentalidad de Crecimiento, atribuiremos los éxitos al esfuerzo, y las habilidades, a un proceso de práctica y aprendizaje. Concebiremos los fracasos como una oportunidad de aprendizaje y nos esforzaremos para conseguir nuestros objetivos. Por ello, para estar más motivados a la hora de perseguir vuestras metas, os animamos a alimentar vuestra mente con pensamientos orientados al crecimiento, al cambio y al análisis crítico. Por ejemplo, si en el pasado emprendimos un proyecto, pero no salió como esperábamos y nos decimos a nosotros mismos “he sido un fracasado, nunca me sale bien lo que me propongo hacer” no será lo mismo que si analizamos lo que ocurrió, y nos decimos “no me fue bien, he aprendido de aquella experiencia y si me esfuerzo puede salir bien.”

También resaltamos la importancia de definir claramente los objetivos y el camino a tomar como una fuente de motivación. Os proponemos que los describáis mediante la llamada técnica SMART, acrónimo de la palabra que en inglés significa inteligente. Esta técnica se basa en la idea de que para tener éxito el objetivo debe ser:

  • Specific (Específico): debe orientarse a un área específica de mejora.
  • Measurable (Medible): debe ser posible medir el progreso, para saber como de cerca estamos de conseguirlo.
  • Achievable (Alcanzable): debe ser realista teniendo en cuenta los recursos y el tiempo del que se dispone.
  • Relevant (Relevante): debe ser un objetivo realmente importante y que tenga un sentido.
  • Time-bound (Tiempo límite): debe marcarse una fecha límite para su realización.

Por ejemplo, no será lo mismo pensar “quiero hacer más deporte” que plantearnos “quiero hacer más deporte, por lo que saldré a correr todos los lunes a las 19h. El 1 de marzo revisare si lo he conseguido y si es así me propondré aumentarlo, dos días a la semana.” Esperamos que estas claves os puedan ayudar a plantear de forma más clara vuestros nuevos propósitos para el 2021 y a estar más motivados para conseguirlos.

Escrito por Laura Lucía Salgado Pérez

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
Contáctanos
¡Hola! 👋
¿En qué podemos ayudarte?